BIENVENIDOS AL PATRIMONIO DE ANTOFAGASTA-CHILE

lunes, 17 de diciembre de 2018

EL SALAR DE ATACAMA.

Generalidades:

El salar de Atacama es el mayor depósito salino de Chile y está formado por una depresión sin salida de aguas que recibe al río San Pedro de Atacama y múltiples quebradas por donde se filtra el agua desde la cordillera. Este salar se encuentra a 2305 m.s.n.m.​ mide aproximadamente 100 km de largo​ por 80 km de ancho y abarca unos 3000 km² — la costra o núcleo posee una superficie de 1100 km² y está rodeada por una zona marginal de limos salinos de unos 2000 km² de extensión — que lo convierten en el tercer mayor del mundo tras los salares de Uyuni (Bolivia), de 10 582 km²​ y Salinas Grandes (Argentina), de 6000 km².

 

Detalles:

     La cuenca del Salar de Atacama se desarrolla al centro oriente de la II Región de Antofagasta y es, después de la del Loa y de la pampa del Tamarugal, la tercera en tamaño. Posee una superficie aproximada de 15.620 km2, con su mayor longitud en sentido N-S de 210 km. y un ancho máximo de 110 km.

     Mientras al norte del portezuelo del Cajón la línea divisoria oriental de la cuenca prácticamente coincide con las altas cumbres de la frontera con Bolivia, en 50 km. al sur de dicho portezuelo sigue en toda su extensión en territorio chileno coincidente con una línea de volcanes antepuestos de la Alta Puna, que la separa de cuencas endorreicas menores del altiplano chileno.

     Al poniente, la cordillera de Domeyko que, en su sector norte recibe el nombre de cordón Barros Arana, la separa de las cuencas arreicas occidentales y de la hoya del río Loa.

     La sierra Almeida constituye la divisoria con el salar de Punta Negra.

     El fondo de la cuenca de Atacama está ocupado por el salar propiamente tal, en el cual subsisten algunas lagunas remanentes. La extensión húmeda alcanza aproximadamente a 1.500 km2, lo que representa un 10% de la superficie total, con una altitud media de 2.400 m s.n.m. Constituye la base de equilibrio de una profusa red de drenaje, cuyas principales vías de escurrimiento desembocan en la cabecera norte del salar a través de los ríos San Pedro y Vilama. El río San Pedro es el principal aporte superficial al Salar de Atacama, ya que existen importantes aportes subterráneos por todo el límite oriental, un gran número de pequeños aportes generados en vertientes que caen desde el oriente y también por el extremo sur.

     El río San Pedro o Atacama, como se llamaba antiguamente, se genera de la confluencia de los ríos Grande que viene del noreste y del Salado o Chuschul que proviene del NW. Esta junta se produce a unos 12 km aguas arriba del pueblo de San Pedro de Atacama. A su vez, el río Grande proviene de la reunión en la alta cordillera de los ríos Jauna y Putana. El río San Pedro es el principal aporte superficial al salar y el que sustenta la mayor área regada alrededor del pueblo principal.

     El segundo río en importancia es el Vilama que, en cierto modo, tiene un cauce paralelo al anterior y desemboca unos 5 km al oriente de la desembocadura de aquél. Se Salar de Atacama 2. origina en Guatín, a unos 22 km al norte del pueblo de San Pedro de Atacama, de la confluencia de los ríos Purifica y Puritana, a 3.370 m de elevación.

     Los afluentes generados en vertientes que descienden por el flanco oriental del salar, constituido por un plano inclinado de pendiente fuerte, genera pequeños escurrimientos como las quebradas Jerez, Talabre, Camar y Peine, que dan vida a algunos oasis, entre ellos los de Toconao, de Socaire y Peine. En el extremo sur del salar, la quebrada de Tarajne y Tulán, logran mantener el pequeño oasis de Tilomonte, donde más que cultivos prospera el algarrobo. Este árbol, junto al chañar, son los de mayor utilidad y crecen a lo largo de toda la margen oriental del salar, prestando beneficios a los naturales de la región. Los cauces incluidos en el estudio son:

– Río San Pedro

– Río Vilama

– Quebrada Jere

– Quebrada Talabre

– Quebrada Camar

– Quebrada de Peine

 

Clima:

    La cuenca del Salar de Atacama está bajo la influencia del tipo climático denominado Desértico Marginal de Altura. Este subtipo climático, se localiza por sobre los 2.000 metros de altitud, debido a ello las temperaturas son más atenuadas presentando una media anual de 10ºC. En este subtipo aparecen las primeras lluvias que fluctúan entre 50 y 100 mm anuales, ellas se presentan en los meses de verano producto del invierno boliviano. En relación con los montos de precipitación, éstas son aquellas registradas por la estación de San Pedro de Atacama localizada en el sector norte de la cuenca a 2.450 metros de altitud (22º 55’ latitud sur, 68º 12’ longitud oeste). La precipitación media anual registrada es de 27,8 mm. La temperatura media anual registrada por la estación anterior es de 13,4ºC.

     En la Figura se presentan los montos de precipitación y temperaturas medias mensuales del sector norte de la cuenca registrada por la estación San Pedro de Atacama.

 

Geología y volcanismo:

     La geología de la cuenca del Salar de Atacama posee diversas formaciones rocosas entre ellas destacan:  

• Salar de Atacama:

Rocas MQs, del tipo sedimentaria del Mioceno Cuaternario. Depósitos evaporíticos sulfatos, cloruros, carbonatos y niveles dietríticoas finos, localmente bórax y/o litio, salares I-II región.

• Zona poniente de la cuenca:

Rocas MP1c, del tipo sedimentarias del Mioceno Superior- Pleioceno. Secuencias sedimentarias clásticas de piedemonte, aluviales, coluviales o fluviales; conglomerados, areniscas y limonitas.

 Rocas OM1c, del tipo sedimentaria del Oligoceno-Mioceno. Secuencia sedimentaria continental parálicas o aluviales: conglomerados, areniscas, lutitas, calizas y mantos de carbón.

• Zona norte de la cuenca:

Rocas Ms3t, del tipo volcánicas del Mioceno superior. Ignimbritas dacíticas a riolíticas y depósitos piroclásticos asociados a estratovolcanes.

Rocas P3t, del tipo volcánicas del Plioceno. Depósitos piroclásticos dacíticos a riolíticos parcialmente soldados

Rocas MP1l, de sedimentarias del Mioceno superior-Plioceno. Secuencias sedimentarias lacustres, en partes fluviales y aluviales, limos, arenas, conglomerados, calizas y cenizas.

• Zona sur de la cuenca:

Rocas OM1c, del tipo sedimentarias del Oligoceno Mioceno. Secuencia sedimentaria continental parálicas o aluviales: conglomerados, areniscas, lutitas, calizas y mantos de carbón.

Rocas P3t, del tipo volcánicas del Plioceno. Depósitos piroclásticos dacíticos a riolíticos parcialmente soldados.

Rocas TrJ3, del tipo volcánicas del Triásico Jurásico inferior. Secuencias volcánicas continentales y transicionales, lavas, domos, brechas, basálticas a riolíticos con intercalaciones de areniscas y conglomerados.

Rocas Ksg, del tipo intrusivas del Cretácico superior. Monzodioritas, granodioritas, gabros y dioritas de piroxeno, biotita y hornblenda pórfidos andesíticas y dioriticos.

Rocas OS3, del tipo volcánicas del Ordovícico-Silúrico. Secuencias volcánicas continentales y marinas: lavas basálticas y andesíticas con intercalaciones de lutitas y areniscas y tobas. Complejo Igneo y sedimento de Cordón de Lila.

• Zona oriente de la cuenca: Rocas Q3t, del tipo volcánica del Cuaternario. Depósitos de flujo piroclástico, localmente soldados. En la cordillera I a II región.

Rocas P3t, del tipo Volcánicas del Plioceno. Depósitos piroclásticos dacíticos a riolíticos parcialmente soldados.

Rocas CP2, del tipo volcano-sedimentaria del Carbonífero–Pérmico. Secuencia volcánica continentales rocas epiclásticas con intercalaciones de lavas andesíticas y tobas riolíticas.

     Existe influencia volcánica en esta cuenca por parte del volcán Tatio (Campo hidrotermal, pleistoceno-Geiser, erupción cuaternaria con probable actividad holocena de tipo hidrotermal), Licancabur (Estratovolcán del holoceno sin registro de su última erupción) que se ubican al interior de la cuenca y del volcán Lascar (Estratovolcán histórico cuya última erupción se registra posterior a 1964) y Simbad, que se ubican en los alrededores de la cuenca.

 

Hidrogeología:

     La cuenca hidrogeológica de la cuenca del Salar de Atacama se extiende desde la latitud 22º20’ hasta la latitud 24º10’ sur.

     La litología asociada a la cuenca es principalmente de dos tipos, uno de ellos corresponde a rocas volcánicas, fracturadas, constituidas por coladas, tobas y brechas con intercambio de sedimentos clásticos continentales, de los períodos terciarios y cuaternarios caracterizados por una permeabilidad media. Otro tipo corresponde a aquellos depósitos no consolidados, rellenos, conformado por sedimentos fluviales, glaciales, aluviales y lacustres del período cuaternario de permeabilidad alta.

     En el sector que ocupa actualmente el Salar de Atacama existe un vasto embalse de agua subterránea que es abastecido desde el norte por un acuífero procedente de un curso paralelo al río San Pedro, por el nororiente, que nace de las estribaciones occidentales del volcán Licancabur y por el sur de las faldas del cerro Pular.

     En el sector oriente de este embalse existen pozos de la DGA con alta productividad (>10m3 /h/m) a niveles freáticos que varían desde los 18 a 71 metros.

     Los principales aportes al acuífero del Salar de Atacama provienen del extremo este, específicamente, de la infiltración de la precipitación que se produce en el altiplano. Como la cuenca corresponde a un sistema cerrado la descarga se produce por evaporación en el área del salar y en lagunas ubicadas en sus márgenes.

 

Geomorfología.

     El Salar de Atacama se emplaza en una fosa prealtiplánica que, en este sector, alcanza los 35 km de amplitud E – W y 90 km N – S. Esta gran fosa es uno de los rasgos morfológicos más interesantes del extremo norte de Chile, posee un exacto alineamiento N – S, marcado por el acento tectónico de su origen y carácter endorreico.

     El Salar de Atacama, de edad pliocénica, es la cuenca salina más representativa de la Gran Fosa. Hacia ella concurren las aguas de sistemas hidrográficos prealtiplánicos, tales como el río San Pedro y el río Vilama que proceden del norte.

     Dentro del Salar, en su borde occidental, se desarrolla el llano de la Paciencia, el que, hacia el norte, transige en los cerros de Purilactis a una orografía más accidentada. En el límite sur del Salar de Atacama se desarrolla la unidad morfoestructural conocida como la Cordillera de Domeyko.

     La precordillera de Domeyko se origina en el oligoceno como una serranía baja, pero su altura y envergadura actuales corresponden a las dislocaciones tectónicas pliocénicas, luego de las grandes efusiones de liparitas que sepultan las cordilleras altiplánicas. La falla del Bordo, en el flanco oriental, indica la línea sobre la cual subió esta precordillera empinándose sobre una flexura de gran curvatura.

 

Suelos:

     Los suelos que posee esta cuenca son muy escasos ya que está constituida prácticamente en su totalidad por el cuerpo salino del Salar de Atacama. Se ha identificado sólo una unidad taxonómica que corresponde al tipo Entisol ubicada en la zona adyacente al salar.

     El tipo de suelo Entisol, se caracteriza por su carencia de horizontes bien desarrollados, poco evolucionados por la aridez de la zona, su alto contenido salino y pH elevado. Pueden ser suelos jóvenes que no han tenido tiempo de desarrollarse o bien viejos, en sentido geológico, pero que no han desarrollado horizontes por corresponder a materiales resistentes a la meteorización. Se presentan virtualmente en todos los climas sobre superficies fisiográficas recientes, ya se trate de empinadas pendientes sujetas a intensa erosión o sobre planos de sedimentación en donde se han depositado los materiales recién transportados. También pueden encontrarse sobre superficies fisiográficas antiguas, en donde por la intervención del hombre se ha destruido el perfil del suelo o bien cuando se trata de materiales resistentes que no han permitido su desarrollo.

 

Referencias:

DIAGNOSTICO Y CLASIFICACION DE LOS CURSOS Y CUERPOS DE AGUA SEGÚN OBJETIVOS DE CALIDAD. CUENCA SALAR DE ATACAMA. GOBIERNO DE CHILE. DIRECCIÓN GENERAL DE AGUAS.

http://portal.mma.gob.cl/site-data/uploads/2017/12/Atacama.pdf